Días de mierda y gente que te lleva al límite

He tenido una semana dura.

En particular, ayer, fue un dia duro, por no decir, un día de mierda.

Uno de esos días que todos tenemos  (por desgracia, yo los tengo bastante a menudo), en los que parece que todo el mundo se ha puesto de acuerdo para tocarte la polla: tu familia, tu jefa, tus amigos…Y toooodo es maravilloso.

Por otro lado, todos tenemos, también (lo siento pero poca gente se libra), personas de esas que saben llevarnos al límite. Que saben que  en un período de 10 minutos pueden ponernos en modo “Transbull” ON, y desquiciarnos con nosotros mismos porque ellos, Dios sabe cómo, se mantienen impertérritos ante nuestra ira. Es más, se mofan de ella, y eso es lo que nos hace llegar al límite y tener que respirar hondo 3 veces para no matarles.

En mi caso, son pocas las personas que lo consiguen, y más de una ha pasado a la historia, pero con las que me quedan, porque por “h” o por “b” hay gente autodestructiva a la que nos empeñamos por conservar,   trato de luchar contra ello, pero cualquier día como el de ayer, voy a coger la escopeta y a hacer una escabechina digna de salir en el Telediario.

Pues lo dicho, tampoco voy a dar más detalles, sólo voy a decir que hoy por fin (coño, por fin) es viernes, y que aunque trabaje como una pringada jornada completa (V), pienso beberme una cerveza esta noche del tamaño de un cubo de fregona. Un vicio adquirido de mi temporada de Au Pair en Londres, ya sabéis.

Besos a todos, que tengáis un viernes de no-mierda.

Anuncios

Mamá quiero ser una Hipster.

He decidido, así, como si uno pudiera decidir a qué grupo social pertenece, que me hago Hipster.

¿Qué por qué? Pues por varios motivos:

  • El primer motivo es que ya pasé mi fase medio choni extraña con zapatos de chúpamelapunta para ir a Joy, la fase punk-emo de calcetines de beetle juice, y la fase raper traper de que se me vieran las bragas desde 20km de distancia. Y ya ves tú, ninguna me convenció, así que…¡Habrá que seguir probando!

 

  • Además, necesito gafas nuevas, me han subido las dioptrías como 8 millones de puntos, y, ya que las necesito, ¿Por qué no hacerme unas bien grandes, de Hipster, para no dejarme ni un ángulo ciego? Este punto lo tienen bien pensado los modernillos.

Imagen

 

  • A lo mejor, si me hago moderna de la vida, puedo mantener el equilibrio en una tabla con ruedas (ahora creo que se llaman longboards) sin pegarme una ostia y partirme los dientes. Siendo persona normal no me sale.

 

Imagen

 

  • Es una excusa para cortarme flequillo y luego no dejar de quejarme porque me lo tengo que alisar todos los días. Sí. Me encanta quejarme.

 

  • Los estampados más molones los llevan los modernos, sin vergüenza alguna oye. En este punto de horterismo estamparil ya tengo carrera.

 

  • Quiero unos creepers y me da vergüenza reconocerlo porque en el fondo de mi corazón sé que son horrorosos.

 

Imagen

 

  • A lo mejor si me convierto en modelna, puedo usar anglicismos sin parecer estúpida, porque sería Hipster, lo tendría allowed, you know?
  • A ver si así, por arte de magia, aprendo a pintarme las uñas.

 

Imagen

 

  • A lo mejor así alguien me regala una bici de paseo como la que tenía en Holanda que me gustaba mucho. Snif snif, ahí te caigas de la  preciosidad y te partas una pierna, ladrón.
  • Razón número…esperad que cuente… 9. Mi novio tiene barba y escucha música Indie (esto último lo hace por mí porque hay cosas de ser una moderna que no podría soportar, como escuchar a The Killers o The Strokes. Tendría que cortarme las venas. Bueno, lo de la barba, también lo hace ya por mí, pelo en la cara sería meterse demasiado en el papel).
  • Quiero sacar mi caja de disfraces y ponérmelo todo mezclado con ropa antigua de mi madre, y que la gente no me llame hortera, friki o locadeloscojones, que me llamen Moderna, que queda mejor.
  • Razón imposible número once: me encantaría cortarme el pelo a lo Miley Cyrus pero con un tupé a lo Jimmy Neutrón y no tener que peinarme nunca jamás. ¿Por qué imposible? Porque con mi oreja mágica si me corto el pelo así los días de viento no dejaré de dar vueltas sobre mí misma.

 

Imagen

 

 

  • Razón 13: a ver si así me hago más creativa y me contratan en algún sitio o me monto un negocio de venta ce chapas, pulseras y tazas con dibujos por internet y me forro.

 

  • Quiero vivir en Malasaña y hacerme fotos en el balcón bebiendo té y leyendo libros interesantes. Eso sí, tendré que tirar mi     eBook a la basura. Si eres Hipster no lo tienes permitido por la Real Academia de Modernos de la Vida.

 

  • Quiero un gato naranja, una pizarra vileda y una nevera roja.

 

  • Lo de amar los bigotes lo llevo ya de serie.

 

Imagen

 

 

En definitiva, porque los Hipster molan. Eso es así. Lo mires por donde lo mires, un/a Hipster tiene un horterismo elegante que me atrae  y que comparto de manera incontrolable. A lo mejor es que lo miro con el filtro “antiguo/pero/molón” que le ponen a todo  en el Instagram y por eso me parecen guays, no sé, pero pienso que todos llevamos un pequeño modernito en nuestro corazón que pugna por salir. Algunos le dejan, y otros no tienen dinero para comprarse toda la ropa de segunda mano pero que cuesta como si fuera de chanel necesaria para ser un buen Hipster.

Enlace

Disfraces de comida que te mofas

http://blogs.elpais.com/el-comidista/2014/02/hit-parade-los-20-mejores-disfraces-de-comida-.html

Vale.

A lo mejor debería dejar de publicar enlaces de mierdas que encuentro en Internet  y dedicarme a escribir cositas, que pa algo he estudiado periodismo, pero es que una se encuentra cosas taaaaaaaaaaaaan graciosas…

Soy fan.

Punto.

Maki-dog

Adiós a un grande.

Cierto es que nunca me he considerado una gran amante del cante jondo, del flamenqueo, ni de la música española tradicional.

Pero hoy se nos ha ido un Grande, uno de los mejores guitarristas de España y del mundo, y creo que se merece un huequito hasta en el más mierder Blog de aficionada eskizo como es el mío.

No era una gran admiradora tuya, Paco de Lucía, pero aún así, sé que eras de los mejores, sino el mejor.

Olemikarma, y Ole tú, Paco.

Hasta siempre.